Asesinos en serie de Latinoamérica

Asesinos en serie de Latinoamérica

¿Te gustaría conocer a los asesinos en serie más notorios de Latinoamérica? En caso de que la respuesta sea si, continúa leyendo este artículo para que conozcas a las personas más terribles de esta parte del globo.

El Asesino del Cruce

Jaime Benjamín Cárdenas Pardo, naturalizado boliviano, fue encontrado culpable por el asesinato de 2 universitarias pero una vez sorprendido no tuvo pelos en la lengua y se confesó autor de al menos otros 30 asesinatos a mujeres. Con una infancia poco atractiva en la que destacaron las drogas, el alcohol y una mala relación con su madrasta se le facilitó mucho pasar de la escuela al crimen y comenzó a delinquir incitado por otros.

Uno de los novios de una de sus víctimas contrató a varios sicarios para darle fin a la vida de Jaime pero fallaron al encontrarlo y terminaron matando a su hijo. Esto causó un arrebato de venganza por parte del asesino y terminó matando a 15 personas.

Los Ángeles de la Muerte

Eran 2 uruguayos que se dedicaban a la enfermería en este país, sus nombres: Juan Acevedo Agriela y Marcelo Pereira Guzzo quienes fueron encontrados culpables de 15 muertes aunque se cree que sus víctimas ascienden a los 200 incidentes.

Su modus operandi era el siguiente: buscaban un paciente con un historial médico problemático y terminaban por inyectarle aire o algún medicamento como la morfina en las venas causando la muerte a sus víctimas. Con la etiqueta de homicidas piadosos la investigación reveló que muchos de los pacientes no se encontraban en estado terminal.

En una entrevista realizada uno de estos asesinos en serie confesó sentirse como Dios al actuar como juez en la vida de estas personas y además complicó a una enfermera en el proceso que fue inculpada como cómplice.

La Bestia

Luis Alfredo Garavito tuvo una infancia dura en donde fue víctima de abusos sociales y sexuales, luego, comenzó su venganza contra el grupo causante de su desgracia, los jóvenes varones entre los 6 – 16 años a quienes torturaba, violaba, quemaba y asesinaba sin remordimientos.

Su madre era una borracha que lo golpeaba a diario y en la escuela solían llamarlo garabato. Debido a los golpes a los que era sometido tuvo que usar lentes por el resto de su vida cosa que le causó más introversión pero aquí no terminaban sus problemas.

A los 12 años un amigo de su padre lo violaba con regularidad y encima de todo su padre le golpeaba y lo llenaba de insultos. Terminó por convertirse en una bestia conducida por la sociedad que lo marginaba.

Este colombiano disfruta del placer de hacer sufrir a sus víctimas y cuando fue apresado se confesó autor de 140 asesinatos entre los años 1992 – 1999.

El Chalequero

Francisco Guerrero era un especialista en asesinar a mujeres, las invitaba a un encuentro sexual y luego las degollaba, apuñalaba y violaba lanzando sus cuerpos en la Colonia Santa María La Ribera.

Cuando fue atrapado confesó haber asesinado a más de 20 mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *