Archivo de la categoría: Leyendas cortas

La cueva del tigre

La cueva del tigre

México es un país en donde podemos localizar muchos ecosistemas distintos. Por consiguiente, tenemos lugares de clima desértico, otros en donde el tiempo es templado y unos más en donde parece que estuviéramos en la selva.

En uno de esos sitios, es donde los pueblerinos hacen referencia a la cueva del tigre. Se dice que en el siglo XVII, un terremoto ayudó a formar un gran agujero en una caverna de roca sólida.

Luego de un corto periodo de tiempo, se empezaron a escuchar rugidos muy parecidos a los que profiere un tigre cuando está persiguiendo a su presa. Las personas que llegaron a acercarse ahí, decían que por las noches se podía ver la figura de un gigantesco felino.

Si revisamos con detenimiento algunas de las leyendas mexicanas cortas que tuvieron sus inicios durante la época colonial, podremos comprobar que la asociación de hechos sobrenaturales combinados con la aparición de animales feroces era de lo más común.

Quienes habitaron la zona cercana a la caverna del tigre, decían que para qué tanto las cosechas como el ganado se desarrollaran correctamente, era necesario sacrificar a la doncella más joven y más bonita año tras año. Desde luego, la muchacha no debería tener más de 15 años, debido a que después de esa edad, la pureza de su alma ya estaría perdida.

La chica era conducida a la entrada de la caverna y con la ayuda de una antorcha esta se iba adentrando hasta que su silueta desaparecía por completo. Al día siguiente, sólo aparecían sus restos ensangrentados.

No obstante, se dice que una de esas jóvenes, no quiso terminar sus días de esa manera, por la que llevó un cuchillo escondido entre sus ropajes. No se sabe con fidelidad lo que hizo, pero ella consiguió retornar a su familia pocas horas después de haber entrado a la cueva y los rugidos del tigre no han vuelto escucharse desde esa fecha.

Elementos que componen los cuentos y leyendas cortas

Elementos que componen los cuentos y leyendas cortas

Los elementos que caracterizan a los cuentos de otros textos son:

  1. El tema del cuento: Es el asunto sobre el que trata. Se expresan con sustantivos (amor, muerte, soledad, libertad, justicia, etc.), y algunos complementos.
  2. Historia: se compone de principio, desarrollo (nudo), desenlace (final). El desarrollo contiene a su vez el conflicto que es el problema, además del clímax que es punto de mayor tensión en la historia.
  3. Trama: Es el orden en el que el narrador cuenta las partes de la historia. La trama es el conflicto que mueve la acción del relato.
  4. Ambiente: Incluye el lugar físico y el tiempo donde se desarrolla la acción, es decir, corresponde al escenario geográfico donde los personajes se mueven.
  5. Narrador: puede o no estar involucrado en la historia.
  6. Los personajes: son quienes realizan las acciones en los cuentos.

Por su parte las leyendas cortas no difieren mucho en cuanto a los elementos que las conforman.

  1. Narrador: Es el que entrega la historia y sirve de intermediario entre los hechos y el lector. Puede estar representado figurando en la narración como un personaje o un testigo, o no representado, si es sólo una voz que habla.
  2. Personajes: Son los seres que pueblan el mundo narrado en las leyendas cortas.
  3. Ambiente: Es el lugar físico y las condiciones en que ocurren los hechos narrados, es decir, el medio geográfico, social y cultural.
  4. Acontecimientos: Los actos de los personajes y la acción, es decir, los hechos individuales y el carácter que toma la historia.
  5. Diálogo: Corresponde a la conversación entre dos o más personajes que alternativamente manifiestan sus ideas o afectos.

La chica misteriosa

La chica misteriosa

En los colegios pequeños, los estudiantes se conocen bien entre sí. Por ello, cuando llega un nuevo estudiante es un acontecimiento que no pasa desapercibido.

Un día apareció en el salón de Amir, una jovencita de aproximadamente unos 13 años de edad de quien nadie sabía cuál era su procedencia.

– ¿De dónde vienes?

– De un sitio muy lejano. Decía la muchacha.

Amir quedó impresionado por la hermosura de la joven, sus labios color palo de rosa y su tersa piel parecían sacadas de una novela romántica.

Soledad (ese era su nombre) se sentaba en los descansos a deshojar flores. Su actitud melancólica hacía que las otras niñas no quisieran acercársele. Amir era su único compañero en el recreo.

– ¿Te gustaría ser mi novia?

– Mejor porque no hablamos de eso en otra ocasión. Mientras tanto acompáñame a la biblioteca, quiero mostrarte una cosa.

– Si Soledad

Ambos adolescentes dejaron sus útiles sobre una mesa y se dirigieron hasta donde estaban los estantes de los libros.

– Amir, te pido por favor que busques el libro de Biología en lo que yo traigo el de Química.

– Perfecto Soledad.

En eso estaba cuando un libro golpeó su cabeza, era un anuario antiguo de la secundaria. De la caída, el libro se deshojó, dejando caer una de sus páginas. En ella se veía a una chica idéntica soledad, sólo que con otro nombre.

Al pie de la foto se hallaba una inscripción parecida a esta:

“En memoria de mi querida hija Erika Gálvez, siempre te recordaremos con mucho cariño”.

Eric Gálvez (el padre de la muchacha) fue el fundador del colegio allá por la década de los años 40. Amir volteó hacia donde se suponía que se encontraba su compañera, únicamente para notar que ésta se había desvanecido.

Le preguntó a sus compañeros que si habían visto a Soledad por algún lado.

– ¿Quién es ella? Aquí no hay nadie con ese nombre.

Parecía como si todo aquello hubiese sido solamente un sueño de Amir, ya que nadie recordaba a la chica misteriosa.

Al paso de los años, dado que me intrigan esta clase de leyendas, me puse a investigar el suceso y comprobé que la joven se aparece en el colegio durante la época de primavera, cada vez que se cumple un año de su fallecimiento.

Fuente: http://leyendadeterror.com/