La cueva del tigre

La cueva del tigre

México es un país en donde podemos localizar muchos ecosistemas distintos. Por consiguiente, tenemos lugares de clima desértico, otros en donde el tiempo es templado y unos más en donde parece que estuviéramos en la selva.

En uno de esos sitios, es donde los pueblerinos hacen referencia a la cueva del tigre. Se dice que en el siglo XVII, un terremoto ayudó a formar un gran agujero en una caverna de roca sólida.

Luego de un corto periodo de tiempo, se empezaron a escuchar rugidos muy parecidos a los que profiere un tigre cuando está persiguiendo a su presa. Las personas que llegaron a acercarse ahí, decían que por las noches se podía ver la figura de un gigantesco felino.

Si revisamos con detenimiento algunas de las leyendas mexicanas cortas que tuvieron sus inicios durante la época colonial, podremos comprobar que la asociación de hechos sobrenaturales combinados con la aparición de animales feroces era de lo más común.

Quienes habitaron la zona cercana a la caverna del tigre, decían que para qué tanto las cosechas como el ganado se desarrollaran correctamente, era necesario sacrificar a la doncella más joven y más bonita año tras año. Desde luego, la muchacha no debería tener más de 15 años, debido a que después de esa edad, la pureza de su alma ya estaría perdida.

La chica era conducida a la entrada de la caverna y con la ayuda de una antorcha esta se iba adentrando hasta que su silueta desaparecía por completo. Al día siguiente, sólo aparecían sus restos ensangrentados.

No obstante, se dice que una de esas jóvenes, no quiso terminar sus días de esa manera, por la que llevó un cuchillo escondido entre sus ropajes. No se sabe con fidelidad lo que hizo, pero ella consiguió retornar a su familia pocas horas después de haber entrado a la cueva y los rugidos del tigre no han vuelto escucharse desde esa fecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *