Las radionovelas de miedo

Las radionovelas de miedo

Las radionovelas surgen como una manera de transmitir una historia novelada a través de dispositivos decodificadores de sonido. En las primeras décadas del siglo XX, la radio comenzaba a ganar un poco de popularidad, ya que importantes cantantes iban a las emisoras, para hacer presentaciones en vivo y así lograr que sus composiciones fueran conocidas por un mayor número de personas.

Sin embargo, pronto otro sector ligado al entretenimiento (en este caso, los escritores) se dieron cuenta de que podían transformar sus relatos en guiones y así dar inicio a lo que se conoció como seriales de radio.

Dicho de otra manera, la estructura de estos programas era bastante sencilla, cada día se le ofrecería al radioescucha uno nuevo episodio. Obviamente el primer punto para lograr que esto funcionara era encontrar a personas que tuvieran una voz adecuada para dar las inflexiones adecuadas a las demandas del personaje.

Muchos locutores de aquellos tiempos, aunque tenían la presencia para hablar frente a un micrófono, adolecían de la técnica teatral para transmitir emociones a través de las ondas de radio.

Por esa razón los encargados del contenido de las emisoras, se dieron a la tarea de buscar actores profesionales que eran ya personajes consagrados en el ámbito teatral, con el fin de hacer que la audiencia se enganchara.

Pronto tres géneros se convirtieron en los favoritos. En primer lugar estaban las historias de romance, en segundo aquellas que abordaban temáticas de ciencia-ficción. Recordemos que en la década de los cuarentas y cincuentas proliferó la carrera hacia el espacio y la consiguiente conquista de la luna.

El tercer puesto lo ocupaban las crónicas de miedo. No obstante, en la actualidad, esas narrativas han alcanzado lo más alto del podio. Y es que las historias de terror audio, se han nutrido de una amplia variedad de efectos sonoros, que hacen que aún hoy en día si decides escuchar esas emisiones con la luz apagada, hagan que se te erice la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *